las salinas del Janubio
Tiempo de lectura: 4 minutos

A pesar de décadas de turismo, las islas Canarias siguen guardando sus secretos, que pasan desapercibidos a la mayoría de sus visitantes. Y las islas como Lanzarote, todavía más. Las salinas del Janubio son uno de esos secretos.

Hoy, aparte de un centro tradicional de producción de sal, Janubio descolla por ser un entorno de gran valor ecológico. Es uno de esos paisajes insospechados por los que merodean decenas de fotógrafos a la caza de la mejor instantánea del año.

En este texto te contaremos unas cuantas cosas sobre estas emblemáticas salinas, y descubrirás una razón más por la que hace furor Lanzarote en Instagram. No sólo de volcanes vive la isla…

las salinas del Janubio

La colorida cuadrícula de las salinas del Janubio. / Janubio salt flats, a colourful grid.

Los orígenes y el lugar

Y, sin embargo, los orígenes de las salinas del Janubio sí tienen algo de volcánico. No podía ser de otra manera. La laguna que sirve de epicentro del paraje, que hoy cuenta con unos 300 metros de diámetro y 3 de profundidad máxima, se creó cuando una barrera de lava la separó del mar.

La zona fue destinada a la producción de cereales hasta que las erupciones de 1730 arrasaron la zona. Más tarde, en 1895, comenzó la explotación de la mano de un industrial catalán y algunas familias locales. Fue gracias a una improvisada técnica lanzaroteña de construcción denominada “barro con forro de piedra”.

Esta novedad permitió, junto a los pozos y los molinos de viento, producir sin depender directamente del mar. Las salinas adquieren su proporción y distribución actual (21 pocetas y 23 calentadoras) en 1915, y la única novedad reseñable es la introducción de 4 motores de bombeo en los años 50.

Son las mayores salinas del archipiélago en cuanto a superficie se refiere (44 hectáreas). Hoy se consideran Espacio Natural Protegido y Sitio de Interés Científico. Aparte de haber generado un ecosistema único por la presencia de ciertas bacterias y arqueas extremófilas, son un motor económico sostenible y armonizado con su entorno.

TIP VIAJERO: Janubio está en el municipio de Yaiza, en la costa suroccidental de la isla. El poblado adyacente es La Hoya, pero es tan pequeño que Las Breñas sería la referencia más próxima. Llegarás fácilmente por la LZ-2, tras atravesar Yaiza y La Geria (conoces La Geria en Lanzarote y su sorprendente vino, ¿verdad?).

La sal: producto y paisaje

La actividad salinera es la razón de ser de las salinas del Janubio, lógicamente. Se desempeña mediante métodos tradicionales: los molinos transportan el agua de la laguna a los cocederos, donde va bajando escalones, cada vez más salada, hasta los tajos de cristalización. La zafra es en verano, y la bodega ve crecer las montañas de sal…

La baja productividad (un 20% de su potencial) y la nula mecanización (la recogida se hace con rastrillo y pala) fueron un lastre en el pasado. Pero hoy son la esencia de la fortuna de Janubio, lo que lo convierte en un lugar único. De hecho, se están restaurando los molinos de viento para retornar íntegramente al proceso ancestral.

Aunque ahora la sal ya no resulta indispensable para la conservación del pescado, ha sabido “reciclarse” aprovechando su alto nivel de calidad en otros productos: la exquisita flor de sal, salmuera para productos gourmet y sal como sustituto del cloro en piscinas, un método más amigable con el medio ambiente.

En cuanto a la estética… Si alguna vez has visto unas salinas, sabrás a lo que atenerte: un terreno llano, una cuadrícula blanquecina que enrojece en ciertos momentos y lugares, una arquitectura peculiar, el resplandor de la sal, del sol y del mar… Y, al fondo, las tierras negras y rojas, calcinadas, de Lanzarote.

NO TE PUEDES PERDER: Para los aficionados a la observación de aves, Janubio resulta un lugar privilegiado. Parece que las bacterias y arqueas mencionadas antes son del gusto de un buen número de especies aladas. También un crustáceo pequeñito llamado artemia. Y todos ellos responsables del enrojecimiento de las aguas con alta concentración de sal).

Visitando Janubio y los alrededores

Si bien estamos convencidos de que las salinas del Janubio bien merecen una visita por sí mismas, ya que estás de excursión por la zona sería un pecado no echar un vistazo a otro puñado de sitios muy cercanos que hacen las delicias de los fieles de Instagram en Lanzarote:

  • Empezamos cerca. La playa de las salinas del Janubio está justo al lado: una playa hermosa, negra, salvaje, donde los atardeceres más lindos parecen ser lo más normal del mundo. Eso sí, no te metas, que es peligrosa.

View this post on Instagram

Hello Friday! 💜 Kocham spacery po plaży, a szczególnie – TAKIEJ plaży. 🖤🌋 Na Lanzarote można znaleźć dużo wulkanicznych plaż z czarnym piaskiem, a raczej drobnym żwirkiem. Dlatego na spacer w takim miejscu polecam zabrać odpowiednie buty. 👟 Plaża robi MEGA duże wrażenie chociaż różni się od tych, do których przywykliśmy w słonecznych, egzotycznych kurortach. Chciałabym, aby każdy dzień wyglądał tak jak ten! 🥰 Jakie plany na weekend Kochani? Ja jutro pracuję, a później czas spędzam z siostrą @monika.kielesinska. 🥳 Już nie mogę się doczekać! . . . ______________________________ #lanzarote #spain #canaryislands #holiday #summer #summermood #summerdress #atlanticocean #playadejanubio #salinasdejanubio #polishgirl #walking #weekend

A post shared by Aleksandra Alex Kielesińska 🦄 (@aleksandra_kielesinska) on

  • Si vas hacia el norte por la costa te toparás con Los Hervideros; las erupciones volcánicas que formaron Timanfaya en el siglo XVIII generaros oquedades y bufaderos que te estremecerán cuando el mar los bate con bravura.

  • Ya hemos hablado alguna que otra vez (cómo no) del Charco de los Clicos, pero es que no es posible pasarse hablando de este sitio: un contraste de colores inusitado en un contexto paradisíaco-extraterrestre, un sueño a medias entre Dalí y Van Gogh, un…

  • Siguiendo hacia el sur te encontrarás con Montaña Roja, el llano del Rubicón, Los Ajaches y la mítica playa del Papagayo, una sucesión de paisajes increíbles. Si te saltas Playa Blanca no pasa nada.

View this post on Instagram

Playa de Papagayo, Islas Canarias Resguardadas de los vientos del nordeste, al sur de Lanzarote, se extienden las playas de Punta Papagayo, de arena dorada y aguas tranquilas. Están enclavadas en el parque Natural de Los Ajaches. Desde el enclave turístico de Punta Blanca se puede llegar hasta ellas tanto a pie como en bicicleta. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #ocio_hoteles #NaturalQueGuste #playapapagayo #lanzarote #islas #canarias #parquenatural #ajaches #puntablanca #playas #espana #spain #aventura #naturaleza #travel #holiday #travelgram #adventure #instatravel #turismo #viaje #viajar #escapada #beautifuldestinations #wonderful_places #bestvacations #amoviajar #travelphotos #aroundtheworld #vacaciones

A post shared by Ocio Hoteles (@ocio_hoteles) on

  • Bueno, excepto por una razón: si tienes una cámara sumergible y no te da miedo el buceo, echa un ojo al Museo Atlántico de Jason deCaires: evocador, espeluznante, inspirador… es difícil dar con el adjetivo adecuado…

No está mal, ¿eh…?

Ya ves que las salinas del Janubio no están solas, sino rodeada de otras maravillas paisajísticas que hacen de una visita al sur de Lanzarote algo imprescindible. ¡Coméntanos los que sepas o lo que quieras saber sobre el asunto aquí debajo!

las salinas del Janubio

Montones de sal. / Salt pile.

Tubillete te da la posibilidad de olvidarte de todo lo que tenga que ver con tu viaje, aparte de pasarlo bien, claro: contacta con nosotros para cualquier consulta. También podemos darte una atención personalizada si nos llamas al teléfono 922 15 12 51 o nos escribes un correo electrónico a ofertas@tubillete.com.

CONSIGUE-OFERTAS