Qué hacer en Dublín:
Tiempo de lectura: 4 minutos

Dublín es una ciudad cosmopolita y abierta, diversa y moderna, con mucho que ofrecer al habitante y al visitante… Pero si hay una cosa que hacer en Dublín de esas que si no la haces te van a señalar con el dedo, es ir a la fábrica Guinness.

¿Qué tiene la cerveza Guinness que la hace tan especial? ¿De verdad merece la pena visitar la fábrica, museo o lo que sea? ¿Qué hay allí dentro? ¿Qué tengo que saber antes de ir? ¿Y no hay otra cosa en Dublín? De todo esto y mucho más te hablamos aquí debajo.

En todo caso, y aunque al final optes por no visitar esta fábrica-museo, lo que sí que tienes que hacer en Dublín es probar la cerveza; no te resultará complicado, la encontrarás en casi cualquier pub de la ciudad.

TIP VIAJERO: Ojo, que no todo es cerveza en Dublín; también se les da bien el whiskey. Hay incluso un autobús turístico especializado en destilerías y fábricas de cerveza.

Qué hacer en Dublín:

Vista de Dublín con la fábrica. / Dublin’s view including the brewery.

El ABC de la Guinness

Para que no te pillen en blanco, te contamos lo más elemental sobre la cerveza más famosa de Irlanda y su museo.

  • La Guinness es una cerveza tipo stout (fermentación alta, oscura, fuerte), que se hace con agua de las montañas de Wicklow, cebada malteada a 232 grados, lúpulo y levadura.
  • Hay un puñado de variedades, pero la de barril (draught) se caracteriza por incluir nitrógeno además de dióxido de carbono; por eso debe reposar minuto y medio tras servirse.
  • Empezó a producirse en 1759 en la fábrica que vas a visitar, en St. James’s Gate; el contrato de arrendamiento se hizo por nada menos que ¡9000 años!
Qué hacer en Dublín:

El Temple Bar es uno de los templos de la Guinness. / Temple Bar is one of Guinness temples.

¿Merece la pena ir al museo Guinness?

Sin duda, hay dos factores que para mucha gente restan atractivo a la visita a Guinness Storehouse (que es como se llama el lugar en la lengua vernácula). En primer lugar, las tremendas colas que probablemente encuentres; y, en segundo, el precio de la visita, que a estas alturas de 2020 llega a los 25 euros.

Pero todo tiene solución, ya se sabe, menos lo de irse al otro barrio. Para lo primero, simplemente tienes que reservar tu entrada. Para lo segundo, es muy aconsejable tirar de Dublin Pass, que además de permitirte saltarte las colas, hará la visita mucho más asequible.

Entonces, ¿merece la pena o no? Pues teniendo en cuenta que Guinness es parte de la identidad irlandesa (algo así como el toro de Osborne para la marca España), que el contenido del museo es más que interesante y que la experiencia de conjunto es realmente estupenda, yo diría que es de los imprescindibles que hacer en Dublín, sí.

Qué hacer en Dublín:

Cascada dentro de la Storehouse. / Waterfall inside the Storehouse.

Qué te vas a encontrar en el Guinness Storehouse

Tras las puertas de la vieja fábrica se esconden multitud de sorpresas; para empezar, la pinta más grande del mundo, una estructura de cristal que acoge las siete plantas del museo.

En la planta baja está la tienda Guinness y te explicarán el proceso de fabricación. Justo en la primera te lo cuentan todo sobre los barriles, la historia del fundador y podrás disfrutar un emblemático café irlandés. En la segunda están las salas de degustación; la cosa se pone interesante…

¿Te llama la atención el patrimonio publicitario Guinness? Está en la tercera planta. En la cuarta, la exclusiva experiencia Connoisseur, junto a la Guinness Academy, donde aprenderás a tirar una pinta como debe ser (certificado incluido).

En el quinto piso encontrarás un bar y un restaurante para reponer fuerzas. Y en el séptimo… (no, no hay sexta planta) el famoso Gravity Bar, para disfrutar la pinta que tiraste antes o cualquier otra bebida mientras disfrutas de unas vistas estupendas, que por sí mismas son de las mejores cosas que hacer en Dublín.

Qué hacer en Dublín:

Los barriles son parte de la historia. / Barrels are part of the history.

Lo práctico: horarios, ubicación, precios

Los horarios son fáciles: la fábrica Guinness recibe visitantes todos los días del año excepto 24, 25 y 26 de diciembre. Abren a las 9.30 de la mañana y cierran a las 19.00 (última entrada dos horas antes). En julio y agosto se estiran hasta las 21.00.

La ubicación, también fácil: St. James Gate, al sur del río. Puedes llegar del centro andando, en tranvía (LUAS), parada James’s, en bus (números 13, 40 y 123 desde O’Connell), parada 1940 en taxi o, por qué no, en tu propio coche (hay aparcamiento en Crane Street).

El precio… es más complicado, porque, edades aparte (precios reducidos para menores de edad, gratis menores de 6 años) fluctúa por días y horas en función de la afluencia de visitantes: entre 18.50 y 25 euros por cabeza. Complementos aparte (Connoisseur, cóctel en Powerhouse, STOUTie, visita guiada, vasos grabados…). Este es el sitio oficial de reservas.

NUESTRO CONSEJO: Aunque se suele aconsejar que reserves con anticipación (el máximo son 90 días, si esperas al último minuto encontrarás los precios más jugosos).

Qué hacer en Dublín:

La icónica pinta. / The iconic pint.

Otras cosas que hacer en Dublín

¿Que no te gusta la cerveza? ¿Seguro? ¿Y ya has ido al médico? Bueno, si a pesar de eso has llegado hasta aquí leyendo, te mereces un bonus. Por un lado, te remitimos a nuestro post Qué ver en Dublín en 2 días.

Y, por el otro, aquí tienes otras tres ideas más (aparte de las de ese post) que pueden venirte bien según sea tu plan de viaje:

  • Qué hacer en Dublín en 3 días: con un día extra bien puedes darte el lujo de probar la gastronomía local (sí, los irlandeses no sólo beben) en un tour guiado especializado como este. Para chuparse los dedos.
  • Qué hacer en Dublín con niños: las tranquilas aguas del Liffey y los canales de la ciudad son perfectos para hacer con tus hijos una excursión diferente que les apasionará; descubre Dublín en kayak en alguna de las muchas excursiones
  • Qué hacer en Dublín y alrededores: Dalkey Quarry es una cantera de granito abandonada a sólo media hora del centro en transporte público. Además, es un gran spot de escalada con más de 300 vías de varias dificultades. Y las vistas, geniales.
Qué hacer en Dublín:

Haciendo kayak en el Liffey. / Kayaking the Liffey.

Ya ves que beber no es lo único hacer en Dublín, pero es casi imprescindible…

Así que nos encantará saber de tu experiencia personal al respecto. ¡Comenta, comenta, comenta!

Y no dejes de contactar con nosotros si alguna cosa no ha quedado del todo clara, o de llamarnos al 922 15 12 51 o enviarnos un mail a ofertas@tubillete.com si lo que estás buscando es ultimar todos los detalles para vivir la experiencia Guinness más completa.

CONSIGUE-OFERTAS